Varilla corrugada: ¿Qué hacer con la oxidación?

La varilla corrugada de acero es utilizada como refuerzo en la construcción con concreto. Además es importante mencionar que tiene un papel fundamental en absorber los esfuerzos de tracción y torsión de la construcción. Las varillas se pueden utilizar en la construcción de losas aligeradas de claros cortos, vigas, trabes, dalas, castillos, losas sólidas de claros cortos, castillos ahogados, elementos prefabricados, postes de concreto, acero adicional para viguetas, estribos, refuerzo horizontal en muros de mampostería, tipo escalerilla, así como tubería de concreto.

En algunas ocasiones, cuando adquirimos las varillas puede pasar un buen tiempo antes de que les demos utilidad. Una de las cosas más comunes que puede pasarle a las varillas es que se oxiden;  en ese caso es común que las personas se pregunten ¿Qué es recomendable hacer? Durante los próximos minutos nos dedicaremos a compartirles la información de nuestros expertos sobre el tema.

En contra de la creencia habitual, el acero inoxidable no es un material que permanezca libre de corrosión en todas las circunstancias. De entrada, debemos saber que la oxidación es debido a una reacción redox (oxidación-reducción), en la que se intercambian electrones entre los reactivos de forma que hacen cambiar sus estados de oxidación. En toda reacción redox hay una sustancia que se oxida perdiendo electrones y que es el agente reductor y una sustancia que se reduce, ganando electrones y que es el oxidante.

El acero inoxidable tiene una capa llamada “capa pasiva”, que se regenera automáticamente en presencia del oxígeno y lo protege del proceso corrosivo. Sin embargo, la acumulación de suciedad puede dar lugar a concentraciones de sustancias agresivas que pueden destruirla y generar corrosión. Esto es lo que ocurre cuando las varillas se han quedado expuestas a la humedad y el aire. Naturalmente, después de un tiempo observaremos que se ha formado una delgada capa de óxido, lo que conocemos como oxidación.

Pero además de que las varillas se oxidan por estar en contacto con la intemperie, es importante abordar el tema de la oxidación de las varillas cuando ya están instaladas en la obra. En este caso, la primera manifestación de la corrosión del acero es el agrietamiento del concreto en diferente forma, dependiendo de la localización del acero corroído, por lo que puede manifestarse a lo largo de la varilla  o mediante el descascaramiento en una zona amplia, si existe concentración del refuerzo. Cuando esto ocurre y por el desgaste del edificio la varilla oxidada ha quedado al descubierto en la construcción, en ocasiones lo más recomendable es montar un perfil metálico por debajo que absorba toda la carga.

A través de múltiples investigaciones se ha demostrado que la corrosión es un fenómeno de naturaleza electroquímica por el flujo de corriente eléctrica, conocido como la formación de una media celda. El mecanismo surge por las diferencias de potencial eléctrico en diversos puntos, ocasionadas por las diferencias de contenidos de humedad, concentración de electrolitos o por contacto con otro tipo de metales. Para evitar estos problemas, la clave está en que debemos realizar el proceso constructivo adecuado, es decir una buena técnica de vaciado del concreto. De esta manera aseguramos la durabilidad de las estructuras, además se debe ser exigente en cuanto a utilizar exclusivamente concretos de bajo asentamiento, así evitamos la segregación. Una adecuada compactación también es clave en el proceso, de la mano con un adecuado curado para que el cemento se mantenga adecuadamente hidratado; el objetivo es disminuir la permeabilidad y así garantizar la debida protección del refuerzo.

Entonces, volviendo a la pregunta que nos planteamos al inicio ¿Qué es recomendable hacer cuando la varilla corrugada se han oxidado? Primeramente es necesario que tengamos en cuenta que este tipo de acero, bajo la norma NTC-2289, es oxidable, incluso durante su fabricación, sin embargo cada etapa de oxidación normalmente se cae con la manipulación de las varillas en su obra o en su transporte. La mayoría de las especificaciones exigen que el refuerzo esté libre de materiales dañinos. Los agentes eliminadores de adherencia o las salpicaduras de cemento, en ocasiones contaminan el acero de refuerzo antes de la colocación del concreto.

El ACI 301 – 96, de especificaciones estándar para concreto estructural, dice: “Cuando se coloca el concreto, todos los refuerzos deben estar libres de materiales  nocivos para la adherencia” y los supervisores con frecuencia citan esta frase. Por ello, en esta ocasión les compartimos algunas recomendaciones:

  • El proceso de óxido es algo que no puede detenerse, solo retrasarse. Para retrasarlo lo más posible se colocan recubrimientos a base de pintura antecedente y sobre esta aplica otra capa que será la pintura final.
  • Guardarlas en un lugar seco hasta el momento de usarlas, también es una buena opción porque retarda el proceso de oxidación.
  • La limpieza es necesaria para mantener activo el mecanismo de autorreparación, impidiendo la acumulación crítica de contaminantes como el dióxido de azufre, cloruros, contaminantes ferrosos, entre otros. Pero mucho ojo, porque la limpieza agresiva con un cepillo de alambre puede resultar perjudicial para la varilla porque al pulirla se reducirá su rugosidad superficial. La herrumbre floja suele caerse después de colocar la barra del refuerzo, de no ser así un ligero golpe con un mazo o martillo será suficiente para eliminar el óxido suelto.
  • En ocasiones es preferible que el óxido quede fuertemente adherido al acero antes que alterar las deformaciones de las barras. Algunos constructores comentan que probablemente mejora el comportamiento de la adherencia de la barra de refuerzo.

Aunque la varilla se encuentra oculta en el interior de los muros de los edificios, ya que han sido recubiertas con cemento, es importante realizar el proceso constructivo adecuado, así como realizar una adecuada elección del material. De esta forma, estará mejor reforzada la estructura y además, facilita la distribución de los espacios. En la mayoría de los materiales de construcción, la pureza de la aleación del acero con la que se lleva a cabo la varilla, indica la resistencia que esta tendrá. Cuanto mayor sea la calidad del material, más se le podrá exigir a la varilla.

En Soluciones Integrales en Acero contamos con la mejor calidad del mercado en varilla corrugada ya que somos los principales proveedores en el ramo de la construcción. ¡Estamos a sus órdenes!

Leave a Comment