Canalón, sistema eficiente para la captación pluvial y las normas ecológicas modernas

Llamados también como canalones pluviales, se han usado en los albores de la civilización; la primera referencia registrada de un sistema de drenaje, se mantiene en los asentamientos fundadores de la cultura hindú, en la ciudad de Harappan con una antigüedad de 3000 Antes de Cristo, ubicado en la provincia de Panyab al noroeste de Pakistán. El canalón, fue usado en los sistemas de acueductos del Impero Romano, desde sus inicios en el año 14 Antes de Cristo.

En la Edad Media se crearon canalones pluviales realizados con piedra y cerámica, ya vistiendo en sus bajadas formas clásicas, con motivos religiosos y profanos. En el siglo XV se volvió a cambiar el estilo de las canaletas, ahora usando metales como el plomo para el uso de casas y edificios. Ya en el siglo XVIII se popularizó el hierro colado, pero en la máxima economía la madera se hizo popular; sin embargo sus materiales no hacían fácil su mantenimiento, y menos su durabilidad. Hasta la era moderna, a principios de la Segunda Guerra Mundial, los polímeros fueron usados para la construcción, siendo una gran innovación, aunque el uso del aluminio fue la moda en los tiempos de la post guerra.

¿Por qué captar aguas pluviales?

 

El alta de la tasa demográfica, acrecentada con el crecimiento de las ciudades e industrias en el mundo, hace necesaria la generación de fuentes sustentables para el uso de agua potable. Podemos ver el efecto en grandes urbes, donde existen días específicos donde “llega el agua” y otros donde el suministro es cortado. Esto es un problema para el riego de áreas verdes o el uso común de este líquido para labores de limpieza.

En los años setentas fueron fundamentales para la investigación y experimentación de las soluciones sustentables para el entorno, siendo la captación pluvial un bien inesperado que nos ayuda a ahorrar costos de muchas formas.

La forma básica para captar agua comienza por una instalación adecuada de líneas de canalón, cuya instalación es sencilla y rápida. Las investigaciones a nivel mundial constatan los beneficios de aprovechar el agua de lluvia de los tejados, ya que podrían recargar de manera natural los mantos acuíferos de las grandes ciudades en los tiempos de lluvia, evitando el hundimiento causado por la sobre extracción de agua.

En primera instancia se puede abastecer las cisternas ya existentes con las adaptaciones pertinentes para este rubro. El ideal es crear más depósitos para mejorar la calidad de la vida de los ciudadanos y el ambiente de los centros urbanos, dando un añadido para la tarea de riego de áreas verdes, las cuales muchas veces están abandonadas en tiempos de sequía. Utilizar agua reciclada da otras ventajas, como el disminuir el efecto de erosión y colapso en la red de alcantarillas de cualquier ciudad; de la misma forma en su uso para inodoros se ahorra el preciado líquido en algo que no necesita agua totalmente pura. En el caso del lavado de ropa, el agua de lluvia es mas dúctil, aportando un ahorro de jabón y detergentes.

La utilización en México de la captación de agua

 

Desde hace años se está fraguando un movimiento importante por el rescate ecológico de la República Mexicana. En el pasado 2017 se formó el Programa Nacional para Captación de Agua de Lluvia y Ecotecnias en Zonas Rurales (PROCAPTAR), surgiendo de la necesidad de dotar de agua a diferentes poblaciones rurales, donde existen impedimentos económicos para la cubertura de sistemas de abastecimiento por tuberías u otros medios. Así la captación de agua de lluvia es una alternativa viable de abasto y tangible.

El programa PROCAPTAR se encuentra dentro de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, donde se ha destinado el 100% del apoyo económico para construir los sistemas de captación de agua de lluvia necesarios para el desarrollo de redes pluviales de agua potable, para usos domésticos y de abastecimiento de granjas y sembradíos. El objetivo es llegar por la captación, poder abastecer de manera mínima al menos 50 litros por persona al día, durante todo el año. Tanto el sistema de captación como el de tratamiento de aguas residuales deben desarrollarse en paralelo, para evitar la contaminación resultante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), tiene establecido el origen del agua de lluvia como un recurso de una extraordinaria calidad y pureza, pero todo depende de su captación. Los techos y canaletas fabricados con materiales tóxicos, degradan la claridad del agua captada; en el caso de que se utilicen elementos de metales pesados, contaminan toda la biósfera. Esta es la importancia de construir una red con canalón de excelente calidad, para evitar esta contaminación.

Otro punto esencial para aprovechar la recolección pluvial, es evitar inundaciones en las épocas de lluvia, o la sobresaturación de los sistemas de drenajes, los cuales cada día -a pesar de las obras para ampliarlos- resultan insuficientes. A este respecto se pueden constatar los recientes cambios climáticos llevando a condiciones extremas a las construcciones tradicionales.

Como hemos mencionado, en casos donde la calidad del agua recolectada no tiene una buena calidad por la contaminación del lugar geográfico, se puede tratar por diferentes sistemas que ha puesto a disposición el programa PROCAPTAR y CONAGUA, en sus divulgaciones institucionales, en donde además se puede pedir los apoyos económicos para tales proyectos. En su forma mínima, el agua contaminada es útil para procesos industriales, uso de calderas, enfriamiento, refrigeración, limpieza de todo tipo de vehículos, riego de aras verdes, lavado de ropa y enseres varios.

En este mismo rubro, CONAGUA ha establecido normativas para lo que ha llamado Sistema de Captación de Agua de Lluvia, en sus siglas SCALL, a nivel vivienda para el abastecimiento de agua potable. En sus manuales establece esta lista de definiciones de los elementos necesarios para crear un sistema de esta envergadura donde mencionaremos los básicos:

 

  • Área de captación: Será el área destinada para que el agua de lluvia precipitada sobre ella sea conducida para su almacenamiento y aprovechamiento.
  • Canaletas de captación: Elementos colocados aguas abajo del área de captación, que recolectarán y dirigirán el agua captada hacia la tubería de conducción.
  • Coeficiente de escurrimiento: Coeficiente que determinará el volumen que podrá ser aprovechado en el área de captación respecto al volumen total de lluvia calculado.
  • Conducción: Conjunto de tuberías que reciben el agua de las canaletas y entrega el agua captada hasta el tanque o depósito de almacenamiento.
  • Dispositivo de lavado: Aquel elemento ubicado en cualquier punto de la conducción antes de la entrada al tanque o depósito de almacenamiento del agua pluvial cuya finalidad será eliminar, atrapar y/o separar los contaminantes arrastrados por un primer volumen de lluvia, para evitar su ingreso a los depósitos de almacenamiento; el agua separada por este dispositivo podrá utilizarse en el riego de plantas o áreas verdes en la vivienda, pero no será apta para uso o consumo humano.
  • Filtro de hojas o escombros: Dispositivo colocado en las canaletas en la conducción, que prevenga la acumulación de hojas, ramas pequeñas o cualquier otro escombro arrastrado por el agua que escurre desde la captación.
  • Tanque o depósito de almacenamiento: Será el depósito que recibirá y almacenará las aguas pluviales captadas para su aprovechamiento.
  • Tubería de conducción: Será la línea de tubos que reciba el agua de las canaletas y la entregue hasta el tanque de almacenamiento de agua pluvial.

Podemos ver la importancia de este material, el canalón, como un objeto de suma importancia y una historia antiquísima. Los expertos de Soluciones Integrales en Acero, le podrán informar para cualquier proyecto, con la atención y amabilidad, solucionando cualquier necesidad que tengan. Contáctenos y soliciten su cotización.

Leave a Comment