Conozca más sobre la Losacero

Sea bienvenido a una entrada más de nuestro blog. Esta vez tenemos para todos nuestros lectores una publicación cuyo objeto será uno de los productos que confeccionamos y vendemos en Soliacero, el cual, debido a sus características singulares, ha encantado a miles de personas alrededor del mundo.

Nuestro país no es la excepción, no en vano el material de construcción prefabricado que nos compete en este texto, es usado con bastante frecuencia por las industrias constructoras mexicanas. Hablamos de la losacero, cuya implementación en el entorno de la arquitectura y la ingeniería durante siglo XX, ha demostrado ser sumamente eficiente. Debido a las ventajas y beneficios implicados en su utilización, no cabe duda que este producto ha llegado para quedarse.

La humanidad ha diversificado las herramientas y los materiales usados para la construcción de inmuebles entre otras obras. Esta afirmación queda justificada al observar las distintas edificaciones, viviendas y obras civiles que hemos legado a las generaciones futuras, durante el transcurrir de nuestra historia.

Esto supone una gran ventaja, ya que al diversificarse los materiales y las herramientas también se diversifican los métodos y las posibilidades de construcción. Es por ello que en la actualidad son tan diversas las obras y los medios nacidos a partir del desarrollo de la ingeniería y la arquitectura.

El siglo XX trajo consigo cambios verdaderamente revolucionarios en el ámbito de la construcción. Durante este centenario surgieron óptimos recursos artificiales que transformaron nuestros modos de concebir a las construcciones. Entre ellos, se encuentra la losacero.

Esta pieza es usada con regularidad a partir de la segunda mitad de siglo pasado. Si ha sabido perdurar con el pasar de los años es gracias a que ha demostrado ser un producto confiable, económico, seguro y eficiente. Resulta necesario mencionar que una gran mayoría de edificaciones compuestas por varios niveles la utilizan en sus entrepisos.

Fue presentada por primera vez hace más de ochenta años y desde entonces ha desempeñado un rol muy importante para la compañías dedicadas a la construcción, asimismo, se ha convertido en un elemento favorito para muchos, sobre todo para el sector industrial. Su primera aplicación consistió en servir para los pisos de concreto en la década de los años 20’s.

En 1926 Gilles y Loucks patentaron el primer prototipo de este objeto. Con el pasar de los años, fue aceptado para la constitución de obras residenciales y comerciales debido a que funciona como  plataforma y encofrado permanente. A causa de que el acero es conjuntado con el concreto, se obtienen propiedades de suma utilidad: la cubierta de acero brinda toda la resistencia estructural mientras que el concreto permite que sea una superficie transitable.

El diseño de la losacero fue desarrollado a partir de la teoría convencional de acero para refuerzo. Con el discurrir del tiempo fueron originándose distintos métodos para el análisis de estas losas. Al principio poseía algunas deficiencias pero fue perfeccionándose gracias a la intervención de investigadores que se encargaron de  comprender su comportamiento para poder optimizarla.

Por ejemplo, a principios de la década de los 80’s, se llevaron a cabo algunos estudios en la Universidad de Virginia del Oeste para entender los efectos que generaba el uso de esta pieza en la vida cotidiana. Pese a que las investigaciones aún continúan, han proporcionado un sistema racional y preciso relativo a este producto.

Hasta ahora, hemos presentado un breve esbozo de la historia y el proceso que las losaceros han tenido que pasar para sofisticarse, sin embargo, resulta menester brindar ahora, una definición de ellas con la que nuestros lectores puedan comprenderlas con mayor detalle. Se trata de un sistema elaborado a partir de una lámina estructural, la cual, es fijada a una estructura primaria con un embozado que posibilita su anclaje con el hormigón. El concreto u hormigón opera estructuralmente con la losa y sirve como cimbra.

La superficie acanalada de las láminas trabaja como si fuese un nervio, además es auto-encofrante. El nombre tan singular de esta pieza se debe a que la primera empresa que la comercializó en México  la nombró de tal manera. Desde entonces, todos le conocen en el mercado como losacero. En un primer momento fue utilizada en estructuras de acero, más, a causa de su versatilidad y flexibilidad, ha sido instalada exitosamente en estructuras confeccionadas con otros materiales.

Puede definirse también como un sistema en el que se consigue la interacción de un perfil metálico con el hormigón a través de un embozado o protuberancias incluidas en la fabricación del perfil. Consta de una malla electro soldada y un perfil metálico concreto y acanalado, además, fue diseñado para utilizarse como una losa compuesta.

Una parte del concreto componente se transforma en la plataforma (adaptable a las suelas) de compresión, mientras que la parte que corresponde al acero soporta la tensión. La malla electro soldada, por su parte, soporta los esfuerzos procedentes de los cambios térmicos del concreto.

En este producto pueden enumerarse tres funciones básicas: la primera es fungir como una superficie de trabajo durante una construcción; la segunda es proveer a la losa de hormigón un refuerzo por flexión positivo; la última es resistir cargas horizontales.

El uso de la losacero cuenta con diversas ventajas: gracias a que la lámina es galvanizada posee un periodo de vida muy largo en condiciones normales; suprime el uso de puntales, disminuyendo los costos relativos a la instalación; se implementa con suma rapidez y limpieza; es ideal para construir entrepisos para edificios, mezzaninas, ampliaciones, techos residenciales, puentes y estacionamientos.

¿Verdad que se trata de un producto excelente? Si desea adquirir losaceros no dude en contactar a una firma experta como Soliacero. ¡Nos vemos en la próxima entrada de nuestro blog!

Leave a Comment