Datos de utilidad en torno a la Viga IPR

¡Bienvenido! Es un placer contar con su presencia el día de hoy. Esta entrada de nuestro blog estará orientada a explicar algunos detalles sobre uno de los productos disponibles en nuestro catálogo, con el que hemos conseguido plena satisfacción en muchas personas que lo utilizaron para la construcción de sus inmuebles. ¿De cuál estamos hablando?.

De la viga IPR, cuyas características la han hecho merecedora de una gran estima por parte de las industrias constructoras. Estamos seguros que, después de terminar esta lectura, usted querrá adquirir algunos ejemplares de esta pieza para beneficiarse con su uso. Sin más dilaciones, demos inicio a esta publicación que esperamos sea amena para nuestros lectores.

Construir es un don que sólo algunas criaturas de la naturaleza pueden, basta con mirar hacia los distintos ecosistemas para encontrar a diversas especies con excelentes habilidades para ello. Entre todas las variaciones del mundo natural, la especie humana ha mostrado poseer los conocimientos y las técnicas más sofisticadas y completas, con respecto a la construcción.

Es por ello que en la actualidad son muchos los materiales y métodos empleados para la consecución de tales fines, a saber, constituir un inmueble. Sin embargo, sólo algunos de ellos se han convertido en elementos clave por su capacidad de brindar estabilidad, resistencia y firmeza a las obras. Tal es el caso de la viga IPR.

Es bien sabido que una construcción bien fundamentada requiere de estructuras y basamentos, pues de otra forma, sería vulnerable a las contingencias temporales entre otros factores, como la degradación ambiental y los desastres naturales. Uno de los principios básicos en toda construcción es la estabilidad. Si la construcción no es capaz de cumplir con este criterio, es muy seguro que todo el conjunto se venga abajo. De allí la importancia que poseen las estructuras y los soportes en toda creación arquitectónica.

La formación de estructuras no sólo aplica al ámbito de la construcción de recintos y edificaciones, sino también en todos los saberes humanos, desde las ciencias, hasta la filosofía y las artes. Toda estructura se define como un orden y disposición de partes integradas en un conjunto. Si no hay coherencia entre todas las partes consideradas bajo un todo, resulta difícil considerar como buena a una creación estructural. En el caso de las construcciones, las vigas se encargan de conformar la estructura de las obras arquitectónicas. Pero, ¿qué son?

En el campo de la arquitectura y la ingeniería, las vigas son piezas estructurales y lineales que laboran a flexión. En estas, la longitud es comúnmente horizontal y predomina por encima de las otras dimensiones (las cuales son 2). Su modo de operar a flexión, produce tensiones de compresión y tracción.

Con ello, se generan las máximas en el cordón superior e inferior, las cuales, son calculadas relacionando el segundo momento de inercia y el momento flector. Su comportamiento se estudia a través de modelos de prisma mecánico. Existe una teoría, que permite que se calculen las deformaciones y esfuerzos de las vigas. Dicha teoría se remonta al siglo dieciocho y fue iniciada por Daniel Bernoulli y Leonhard Euler, por tal motivo es conocida como la teoría Euler-Bernoulli.

Existen diversos tipos de vigas, cada una con distintas características y aplicaciones, aunque de manera general, todas son usadas para la creación de construcciones estructurales. Una de ellas, es la viga IPR. Dentro de los materiales usados en construcciones metálicas, esta es la más común y representativa. Son fabricadas con acero en dos distintos grados estándar, a saber, el A36 y el A50 ASTM.

La viga tipo IPR es dispuesta de manera horizontal como elemento estructural con la finalidad de producir vínculos entre ellas. Gracias a su diseño y materia de fabricación, es capaz de soportar grandes cantidades de peso. Por ejemplo, resiste las cargas de los elementos planos y las losas que son colocados encima de ellas. La funcionalidad de esta clase de viga, puede entenderse por medio de tres movimientos:

  1. Dirige las cargas hacia las columnas.
  2. Después de las columnas, orienta las cargas hacia las bases.
  3. Por último, las dirige hacia el suelo.

El fin principal de esta pieza de suma importancia para las industrias constructoras es sostener diversos elementos superpuestos en ella. Por ello, podrían ser comparados con pilares o soportes. Son diversas las ventajas que proporciona el uso de las vigas IPR como elemento estructural. A continuación hagamos mención de algunas de ellas:

  • Debido a las propiedades del acero con que se confeccionan las vigas, permiten que las edificaciones resistan en caso de sismos y otras catástrofes naturales.
  • Brindan uniformidad y resistencia en claros grandes.
  • Poseen un alto rango de tenacidad y durabilidad.
  • Son fáciles de unir mediante distintos métodos, por ejemplo, con las soldaduras, los remaches y los tornillos.
  • Se instalan y montan muy rápido lo que implica un ahorro considerable en tiempo. Esto se debe gracias a que son elementos para estructuras pre fabricadas.
  • Cuentan con una gran diversidad de tamaños y longitud, lo que las vuelve adaptables.
  • Pueden reutilizarse después de ser desmontadas las estructuras.

En Soliacero, Soluciones Integrales en Acero, fabricamos cada viga IPR con una longitud de 12.20 metros. Aunque, también ofrecemos servicios personalizados ya que podemos cortarla en distintos largos y medidas acordes al proyecto que desea concretar.

Esperamos que esta entrada de nuestro blog haya sido amena para usted. Por el momento nos despedimos, invitándole a que nos visite en nuestras instalaciones o nos contacte por medio de nuestra página web. Le aseguramos que será atendido de la mejor manera. ¡Hasta pronto!

Leave a Comment