Glamet, ¿qué es, en dónde se usa y cómo se instala?

Sea bienvenido a una entrada más de nuestro blog. En esta ocasión, en Soliacero deseamos brindarle información de utilidad de uno de nuestros productos, el cual, a causa de su composición y forma, es solicitado muy frecuentemente por las industrias para el revestimiento de las cubiertas y fachadas en sus establecimientos: el glamet.

Se trata de una de las especialidades de nuestra firma, con la que nos hemos ganado la confianza de muchas empresas en cuyos recintos utilizan a este ingenioso producto. Sin más dilaciones, demos inicio a esta entrada que esperamos sea amena para usted, querido lector.

¿Qué sería de nuestra especie si no contáramos con el respaldo de aquellos inmuebles en los que podemos refugiarnos de las inclemencias del exterior o proteger la integridad de nuestros bienes? Sin duda, no habríamos alcanzado esta fase evolutiva que nos compete en la actualidad. Podría afirmarse sin titubeos que, nuestra actualidad debe su existencia a la vida sedentaria que adoptó la humanidad desde hace miles de años.

Al abandonarse el nomadismo, los hombres y mujeres se vieron obligados a constituir espacios bajo los cuales pudieran resguardarse de las constantes amenazas que representa la intemperie. Fue así que se descubrieron la agricultura, la crianza de animales, la invención de tecnologías sofisticadas, la filosofía, las ciencias y las artes. Asimismo, las civilizaciones y pueblos deben su existencia al momento en que nuestra especie decidió establecerse para aumentar sus fuerzas vitales, sus conocimientos del mundo.

El sedentario, se comprende por fuerza, en relación con los recintos y construcciones que habita. Con ello puede entenderse mucho mejor la importancia que poseen las viviendas y edificaciones para nuestras vidas. Un inmueble necesita no sólo de la habilidad humana para su creación, sino también de materiales y herramientas específicos.

Tanto la habilidad constructora de la humanidad, como aquellos utensilios y compuestos usados en las obras arquitectónicas, se han involucrado en un proceso histórico en el que se busca su perfeccionamiento. A ello se debe que en la actualidad existan mercancías para construcción tan diversas y extensas.

Las fachadas y techos son quizás las partes más visibles de un inmueble. Y también las más indispensables. Estas pueden ser vistas desde un enfoque funcional, en el que se busque su utilidad y desde un enfoque estético, en el cual, es importante el atractivo para la sensibilidad de las personas. Durante siglos se ha experimentado con materiales variados para su concreción, asimismo, se han usado e inventado elementos tan diferentes y diversos.

Entre ellos, destaca un invento usado en el ámbito de la construcción que, pese a ser de invención reciente, ha conseguido colocarse como uno  de los mejores en el mercado a nivel global: el glamet. Quizás algunos lectores no tengan conocimiento claro de qué se designa bajo esta palabra, por ello, a continuación proporcionaremos una definición clara de él.

¿Qué es?

El glamet es una cubierta de metal con forma de sándwich, la cual, se conforma por dos láminas pintadas y galvanizadas en cuyo núcleo hay espuma de alta densidad. Esta espuma de poliuretano expandido es inyectada en línea continua en el centro, lo que le proporciona una consistencia perfecta para utilizarse en fachadas y techos. Las caras de este material de construcción suelen fabricarse con acero (tal y como lo hacemos en Soliacero). Después de su confección y antes de salir a la venta, es pintado y galvanizado, para proporcionarle distintas propiedades que optimizan su apariencia y funcionalidad.

Estas piezas para construcción cuentan con características excelentes, con las que se han ganado la simpatía de miles de industrias alrededor del mundo. Mencionemos tan sólo algunas para que el público las conozca con mayor detalle: poseen una resistencia mecánica muy alta y cuentan con la posibilidad de una separación mayor entre los respaldos; debido a su capacidad de aislar el calor y el sonido.

Son usadas por aquellos sectores industriales en los que se labora con elevadas concentraciones de calor o en los que se efectúan operaciones en silencio; con su diseño se puede evitar la instalación de cielo raso, plafón, entre otros detalles de acabado; no sólo destaca su funcionalidad sino también su acabado y diseño atractivo para la sensibilidad; son muy ligeras en comparación con otros materiales de construcción como el cemento.

Sirven como cubiertas en diversas edificaciones, por ejemplo, las comerciales, industriales e incluso residenciales, asimismo, son usadas para construir fachadas debido a la rigidez que brindan sus nervaduras. Gracias a que son elaboradas con espuma de poliuretano en el centro,  se reducen los accidentes por incendio y las primas de seguro, ya que este componente posee resistencia al fuego.

Son fáciles de instalar y montar, pues este procedimiento se realiza en tan sólo unas horas (en este aspecto supera a las obras de albañilería que suelen tardar muchos días).  Debido a su diseño modular pueden ampliarse con sencillez. Además, forman parte de un sistema en el que se incluye este panel entre otros accesorios para fijación y remate.

¿Cómo se instala el glamet?

Para su colocación, según la singularidad del caso, se usa un grupo de fijación y las partes del panel. Estas son unidas creando un ensamble con traslape, con el que se inhibe el paso de los líquidos hacia el interior del inmueble sin la necesidad de implementar sellados extra.

Esperamos que esta entrada haya sido útil para usted, nos despedimos extendiéndole una cordial invitación para que nos contacte por nuestra página web o nos visite en las instalaciones de Soliacero. ¡Hasta pronto!

Leave a Comment