Sobre la relación del acero en las constructoras y la importancia del canalón

Saludos cordiales a quienes nos honran con su visita, les damos la más cálida bienvenida a este blog de Soliacero (líderes en el mercado del acero y expertos en la distribución de variados productos confeccionados con este metal), mediante el cual publicamos información de interés para obtener una mayor proximidad con los consumidores. En esta entrada que blogueamos nos corresponde hablar en torno a uno de los productos disponibles en nuestro catálogo, con el que hemos conseguido la simpatía y confianza de muchos clientes, a saber, el canalón de acero.

Trataremos, siendo precisos, dos puntos relevantes para la compresión de este producto: en el primero hablaremos sobre la participación del acero en las actividades constructoras, mientras que en el segundo, explicaremos la importancia de contar con canalones de excelente calidad y en buen estado, como los que comerciamos en Soliacero. Recuerden que cuando se trata de materiales de construcción, lo mejor es acudir a una proveedora con experiencia, como nuestra firma. Atendamos, sin más rodeos, a lo que nos concierne en la presente publicación que esperamos sea disfrutable.

El acero y las construcciones.

Las construcciones de acero pueden comprenderse como obras y complejos en cuyos componentes y estructura destaca la presencia de este metal. Estas construcciones gozan hoy en día de amplia popularidad, por lo que se les puede ver en básicamente todo el mundo. ¿Por qué es tan difundido su uso? Por sus propiedades y características difíciles de imitar, claro está.

El acero es uno de los metales preferidos para las industrias, y por supuesto para las constructoras, ya que confiere dureza, firmeza y resistencia en las estructuras arquitectónicas, además, ofrece ventajas con respecto a la relación coste-mano de obra. Las construcciones actuales usan elementos prefabricados frecuentemente (como los canalones) a causa de que son flexibles y fáciles de ensamblar o unir, lo cual reduce tiempos de instalación y costos de operación.

Hay que aclarar que el acero es una aleación de hierro. Éste último es usado en la construcción desde hace milenios, por ejemplo, en la antigua Grecia, donde se empleaban vigas de hierro forjado. En el medioevo se usaba para la construcción de catedrales aunque en mínimas cantidades. Su uso extendido y masivo comenzó en el siglo XVII en Inglaterra y ya en el XIX redefinió la manera en que se desenvolvía la arquitectura gracias a un fenómeno de alcance global: la revolución industrial. Desde entonces se abriría paso a la estandarización de piezas de acero para la construcción, haciendo que en la actualidad, ningún inmueble que se presuma  resistente debe carecer de este metal.

En el mundo moderno, destacan tres obras arquitectónicas basadas en este material de construcción:

  • El Palacio de Cristal levantado en Londres en 1851.
  • La Torre Eiffel en Francia.
  • La Galerie des Machine.

La supervivencia de estas obras con el pasar de los siglos, demuestra la excelencia del acero en el ámbito constructor, pues permite que se generen obras resistentes a los factores ambientales, a la tensión y con un largo periodo de vida útil. No cabe duda que la aparición del acero a niveles industriales ha implicado una revolución no sólo en el ámbito económico y mercantil, sino en la vida misma de la humanidad.

La importancia de contar con un canalón de acero de calidad y en buen estado.

Los canalones o canaletas de nuestras viviendas son complementos de suma importancia en la estructura de cualquier construcción, puesto que evitan que los líquidos durante las temporadas pluviales se estanquen en los techos, paredes y tejados, y permiten que el agua fluya correctamente sin obstrucciones, filtraciones y fugas, hasta el drenaje.

La función básica de un canalón es recoger el agua precipitada y dirigirla a través de una bajante a las acequias, las aceras, el exterior, etcétera, eludiendo las salpicaduras y el daño en las fachadas por humedad. Es bien sabido que la humedad es una de los factores que más influyen en el deterioro del inmueble, por ello vale la pena la implementación de este tipo de sistema. Es mejor prevenir y gastar un poco a lamentar y solicitar servicios de manutención carísimos.

Desgraciadamente, los canalones no sólo recogen agua sino también polvo, insectos, tierra, hojas de árboles, etcétera, por tal motivo, se recomienda un mantenimiento regular y una limpieza por intervalos. Con estas actividades, se evitarán factores un tanto perjudiciales, como la generación de moho o la oxidación del sistema metálico (lo recomendable es adquirir productos de acero inoxidable).

Durante las labores de manutención, se aconseja también observar si hay partes averiadas o desgastadas, más, los canalones de acero no suelen presentar estos problemas debido a su resistencia a la corrosión y a los factores medioambientales. Aconsejamos que a causa de la inclinación y altura de los techos y tejas, la limpieza se realice por empresas expertas para evitar accidentes u otros inconvenientes derivados de la falta de experiencia.

Sin duda, el canalón es uno de los sistemas antihumedad más efectivos, no en vano son usados ampliamente en los países desarrollados. En México empieza a cobrar mucha relevancia esta pieza de construcción, por lo que se espera que en el futuro sean cada vez más las viviendas y establecimientos en el país con este material de construcción integrado. Esperamos que esta entrada haya sido amena, no olvide contactar a Soliacero si desea adquirir los mejores canalones en el mercado del acero. Nos vemos en la siguiente entrada de este su blog. ¡Hasta la próxima!

Leave a Comment