Tipos de canalón existentes en el mercado

El canalón o canaleta es un tipo de moldura diseñada especialmente para cumplir la función de conducto y desagüe de líquidos, que se instala en los techos, ya sea en la parte inferior de las cubiertas, de forma lateral o en el borde del alero para recoger el agua de lluvia, evitar su acumulación y guiarla hacia los tubos bajantes o desembocaduras para evacuarla o bien, en caso de que así se desee, recuperarla. Los canalones o canaletas se fabrican en diferentes tipos de materiales, como acero, cobre, aluminio y zinc o PVC, cerámica e incluso existen los fabricados en madera, y se producen en medidas estándar de dos, cuatro y seis metros de longitud, aunque según el fabricante estas medidas pueden variar.

Los canalones de línea, como los que podrás encontrar en el catálogo de Soliacero, se fabrican a base de lámina de calibre 22 o 24 en forma de U, pero se pueden aplicar algunas modificaciones si las características de la techumbre así lo requieren. Este tipo de canalones se colocan al final de la techumbre, ya sea en posición horizontal, o bien, con una pendiente mínima para facilitar el desagüe de los líquidos. La importancia de su uso radica en el papel que desempeñan para evitar las filtraciones de agua, que como es bien sabido, ocasiona diferentes daños en las construcciones, como el desgaste de la cubierta, la aparición de manchas y la absorción de humedad, problema que si no se trata de manera adecuada puede propiciar el desarrollo de moho y el deterioro de las estructuras y su recubrimiento.

Si bien, las canaletas resultan imprescindibles para el desagüe de los líquidos que pueden acumularse en el techo de las construcciones, para que su implementación resulte eficiente es necesario que se instalen en conjunto con otros elementos, en términos generales, de una red de tuberías que recibe el nombre de bajantes. Los bajantes son las tuberías que cumplen la función de conducir el agua desde las canaletas hasta la parte inferior de la construcción, ya sea para evacuarla o captarla para su posterior aprovechamiento. Esta red de tuberías debe contar con rejillas que cumplen la función de filtros, esto para evitar que elementos sólidos, principalmente hojas de árboles y basura, obstruyan el paso de agua.

La elección de las características de canalón y de la red de tuberías que dirijan el agua hacia la parte baja de la construcción depende de diferentes factores que deben considerarse y evaluarse con detenimiento para garantizar la eficiencia del sistema. El primer punto que se tiene que tomar en cuenta es la normativa local en cuando a medidas de seguridad en construcciones, las que establecen los criterios para determinar qué tipo de canalones son adecuados en determinadas construcciones y cómo debe realizarse su instalación. También se tienen que considerar las características climáticas de la región en que vayan a colocarse los canalones, pues esto ayudará a determinar el nivel de agua que deba evacuarse día con día y por tanto, qué tipo de canaleta resulta más conveniente, sus dimensiones y materiales empleados para su fabricación.

Otros factores determinantes son la pendiente donde se encuentra la construcción, el nivel de infiltración del suelo y el almacenamiento superficial. Finalmente se recomienda tomar en cuenta el estilo de la construcción o los acabados de su fachada, para seleccionar los canalones que se adapten de mejor manera sin afectar la estética de la construcción. En todo caso te sugerimos consultar a un profesional que te pueda brindar la asesoría necesaria para la evaluación de los factores que hemos mencionado y hacer la mejor decisión, tanto al elegir los canalones como para determinadas las condiciones específicas para su correcta instalación.

Para tomar una decisión también es necesario conocer qué tipos de canalones existen, y en términos generales se identifican dos, los de alero y los interiores. Los canalones o canaletas de alero se colocan en la parte inferior de la fachada de la construcción para desaguar la cubierta. Este tipo de canalones se pueden colgar o anclar con ayuda de soportes resistentes para dar mayor apoyo y facilitar la evacuación del agua, o en caso de ser necesario, a conducir la nieve o granizo.

La instalación de los canalones de alero es bastante sencilla y consiste en colocarlos de manera vertical hasta llegar a la red de tuberías de bajadas. Por otra parte, los canalones interiores son canaletas que se colocan al interior de la cubierta. Las canaletas interiores se instalan en la zona en la que se une el edificio con la cubierta, por lo que quedan ocultas. Esta característica las hace adecuadas para utilizarse en construcciones en las que se requiere conducir mayor volumen de agua, como naves comerciales e industriales, pues al sostenerse directamente de la estructura, soportan mayor flujo.

Además de su modo de instalación y capacidad de desagüe, los canalones se diferencian entre sí por los materiales con que fueron construidos y cada uno de ellos ofrece diferentes ventajas en relación con este aspecto. Los canalones de aluminio son considerados ecológicos pues el material es reciclable y tienen la ventaja de ser muy estéticos y versátiles, pues se pueden pintar en diferentes colores e instalar con fijaciones ocultas, de ello que se integren sin ningún problema a prácticamente cualquier tipo de construcción. Los canalones de aluminio son altamente resistentes a las condiciones climatológicas extremas, tanto térmicas como de humedad, además de ser muy ligeros.

Por otra parte, las canaletas de cobre son las que tradicionalmente más se han utilizado al exterior de construcciones pues son altamente resistentes al paso del tiempo, aunque estéticamente pueden deteriorarse, por lo que muchos prefieren optar por otros tipos de materiales. Los canalones de zinc también han sido muy empleados pues es uno de los materiales tradicionales de construcción. Los de zinc se fabrican con una aleación a la que se incorpora cobre y titanio, para hacerlos más maleables y resistentes. Estos canalones se mantienen en buenas condiciones por más tiempo pues cuentan con un tratamiento especial que evita su oxidación.

Otro tipo de canalón es el que se fabrica en acero galvanizado, que ofrece excelente resistencia al paso del tiempo y la exposición a condiciones climáticas extremas. Una de las ventajas de este tipo de canaleta es que tienen un acabado estético que resulta más agradable y que se fabrica en otros formatos, como el semicircular, el cuadrado y el de cornisa, por lo que se adapta armónicamente a la construcción en la que se instale. También se producen canalones de PVC, que son muy ligeros y fáciles de manipular, pero estos ya no son tan empleados pues tienen un tiempo de vida útil más reducido que los anteriores, debido a que son poco resistentes a la exposición a las altas temperaturas y a que se dañan por la radiación ultravioleta.

Como ya mencionamos, además de la elección de los canalones del material y características adecuadas según las necesidades de cada construcción, es fundamental que se realice una buena instalación, esto para garantizar la evacuación del agua. Según se trate de canaletas interiores o de alero, habrá algunas especificaciones particulares que se tienen que seguir al momento de instalarlas, pero en términos generales, las técnicas de instalación son similares, al igual que las medidas necesarias para darles un mantenimiento adecuado. La instalación es un proceso relativamente sencillo, pero puedes contratar los servicios de un profesional que se encargue de hacerlo, lo que se recomienda especialmente en construcciones grandes, comerciales e industriales.

El primer paso para la instalación es determinar el lugar donde se colocarán las tuberías bajantes, que como ya mencionamos, son requeridas para poder canalizar el agua y dirigirla a la parte baja de la construcción. Los canalones se pueden instalar en posición horizontal, pero se recomienda que tengan una pequeña pendiente que desemboque en la red de tuberías, así que antes de colocarlos se sugiere medir la pendiente necesaria y utilizar una cuerda o un nivel para verificar que las marcas del sitio donde se colocarán las canaletas estén bien niveladas.

El siguiente paso es realizar la perforación de las canaletas, esto con ayuda de los orificios guía y haciendo orificios de un tamaño adecuado según el tipo de soportes que se piensen emplear. En caso de que se utilicen soportes colgantes es el momento de colocarlos. Posteriormente se pueden cortar las canaletas a nivel del suelo para darles la medida necesaria y proceder a ensamblarlas. Es importante que las secciones del canalón se plieguen en los extremos para que calcen dentro de los otros y que se acoplen con engatilladores o bien, con conectores de juntas desplazantes y se finalice con la aplicación de sellador en las juntas. Hecho lo anterior, se pueden instalar los canalones, ya sea con soportes disimulados o exteriores. Para terminar se tiene que anexar el codo de conexión de salida del canalón hacia la tubería bajante y esperar que el sellador haya secado antes de realizar pruebas para verificar que el agua fluya correctamente hacia la tubería bajante y que no existan fugas en ninguna sección.

Si deseas mayor información acerca de las características de los canalones o requieres asesoría especializada en la elección del que se adapte mejor a las necesidades de tu construcción, no dudes en contactarnos.

Leave a Comment