¿Qué tipos de viga hay en el mercado del acero?

Publicado: 24 diciembre, 2020

En las pequeñas y grandes instalaciones se requieren varios elementos para componer obras con distintas propiedades, que se fabrican con diferentes materiales, como el acero. Con base en ellos se clasifican las distintas construcciones, por lo que es importante comprenderlos, no solo sus funciones y la manera en que se disponen, también sus variantes. Pueden aprovecharse así sus beneficios específicos y obtener óptimos resultados. Entre estos materiales destaca la viga IPR, que consisten en perfiles de acero y se ofrecen en diversas medidas y presentaciones.

Si bien es ampliamente utilizada para casi cualquier proyecto, no es la única variante. Existen diversos tipos en el mercado del acero, que es importante que conozcan, aunque sea de forma breve.

5 tipos de vigas de acero

Las vigas pueden confeccionarse con distintos materiales, entre los que destaca madera, concreto, hierro, hormigón armado y acero. Las del último material son las más utilizadas en proyectos ambiciosos y presenta diversas variantes como las vigas IPR, que son ampliamente usadas por diversas razones, como su resistencia y durabilidad. En el pasado, la madera era el tipo más común, sin embargo, aparecieron las distintas variantes con el paso del tiempo para solucionar los inconvenientes que presentaba.

Fue en el siglo XIX cuando comenzaron a usarse los ejemplares de hormigón armado, que se creaba con base en arena, grava, cementos y agua. Posteriormente, con el desarrollo de las industrias, aparecieron el hierro y el acero, que se volvieron los materiales favoritos para fabricar vigas debido a su excelente resistencia y vida útil prolongada.

Actualmente las vigas de acero son las más utilizadas y se fabrican por distintos métodos según el perfil, por ejemplo, laminación en frío o caliente. Son clasificadas según su forma y uso, además, por su comportamiento y desempeño durante el soporte y transmisión de peso. Son diseñadas para actuar como elemento de flexión y estructura lineal. Las variantes actuales pueden producir tensiones de tracción y compresión.

Para sostener las vigas, tienen que utilizarse columnas en cada uno de sus extremos. Al recibir la presión y el peso se deforman y transmiten la fuerza a los muros y pilares. Los últimos continúan la transmisión y la dirigen hacia los cimientos o basamentos. Si bien todos los ejemplares de acero actúan de la misma manera, existen distintos tipos. Las clasificaciones pueden variar, sin embargo, la más común es la siguientes:

Vigas en L

Como su nombre lo sugiere, destacan por su forma de «L» desde uno de sus costados. Son utilizadas en las estructuras de edificios de gran envergadura.

Vigas confeccionadas para apoyar características específicas

Son clasificadas en forma de U, T y TT y se diseñan para ciertas aplicaciones, por ejemplo, soportar entrepisos o techos.

Vigas laminadas

Se trata de perfiles fabricados en frío y se ofrecen en muchas presentaciones, como UPN, IPE, HE, UPE y HEA.

Viguetas

Son fabricadas en tamaños pequeños, sin embargo, pueden soportar grandes pesos. Tienen que colocarse en paralelo para abarcar toda el área del claro y unir entre sí los muros

Vigas I o H

Poseen una forma en dirección horizontal. Se utiliza para repartir los pesos de forma comparativa. El hecho de que se fabrican con acero permite su uso en cualquier tipo de obra. Los ejemplos más notables son las vigas IPS e IPR cuyas diferencias deben conocer si optan por ellas.

Adquieran vigas IPR con Soliacero

Todas las variantes enlistadas son muy útiles, sin embargo, recomendamos ampliamente el uso de las vigas IPR, debido a que son funcionales en cualquier proyecto, tienen excelentes características y ofrecen diversos beneficios. Se trata de un perfil estructural fabricado con acero de distintos grados (A36 y A50 ATM). El grado más utilizado es A36, ya que en la mayoría de los casos constructivos se requieren rendimientos medios como los proporcionados por otros elementos estructurales como el canal U y los ángulos de hacer.

Comúnmente se fabrica en longitudes de 12.20, sin embargo, los proveedores pueden cortarlas en distintos largos según los requerimientos de los proyectos. La viga IPR destaca por tener la forma de una «I», lo que es conveniente para los proyectos más demandantes. Los fabricantes usan altos estándares para su diseño y confección, además, para volverlas funcionales y seguras.

Las vigas IPR se disponen comúnmente como una columna para crear estructuras, ya que es útil como elemento de refuerzo y para montar barreras de metal. Algunos ingenieros y fabricantes las consideran como columnas universales, ya que su uso no se limita a una aplicación única a diferencia de las viguetas o ejemplares en «L».

Presentan excelentes características, que confiere diversos beneficios a las estructuras de cualquier construcción. Algunos ejemplos son su excelente soldadura y alto límite elástico, que las vuelven una alternativa asequible para construir obras y vigas con grandes claros. También se diseñan con excelentes propiedades mecánicas, la disminución del peso de la construcción. Dicho peso oscila entre 25 y 50% según la configuración estructural.

Destaca también por su alta resistencia y gran durabilidad, además, el acero utilizado para su fabricación puede reciclarse al terminar la vida útil del edificio. Puede disponerse en una amplia variedad de espesores para satisfacer cualquier requerimiento. Tienen excelentes cualidades mecánicas y una estructura que las vuelve idóneas para disponerlas para vigas y columnas. Presentan dimensiones similares en anchura y altura, además, destacan por su bajo peso, por lo que son fáciles de transportar en los sitios de construcción.

Son fáciles de manejar y pueden instalarse en cuestión de horas, a diferencia de las vigas de hormigón armado, lo que disminuye los gastos en mano de obra.  Poseen excelente estética y proporcionan excelentes acabados, además, no impacta negativamente en la apariencia de los edificios. Los fabricantes proporcionan garantías que protegen las vigas de la corrosión. La resistencia conferida por el acero permite su uso en áreas con altos riesgos de sismos u otros desastres naturales, lo que asegura el bienestar de las personas que ocupen la estructura.

Es importante adquirir ejemplares de calidad con un buen proveedor para percibir todos sus beneficios. Si desean el respaldo de una empresa dedicada a la venta de perfiles estructurales dentro del Estado de México o áreas colindantes con años de experiencia, contacten a los expertos de Soliacero. Si desean más detalles sobre nuestras vigas u otros productos como la lámina acanalada, marquen al (595) 688 5470 o visítennos en Cresencio Sánchez Lt. 21, Texcoco, Edo. De Mex.